miércoles, 3 de octubre de 2012

“Mesa de Bonardas” (2° año)

Ya con intenciones de convertirla en un clásico de todos los años, me ocupé de convocar nuevamente a algunos amigos y colegas para probar una serie de varietales bonardas, de diversos estilos y rangos de precios. 



En total, dieciséis etiquetas, presentadas todas a ciegas y degustadas en cuatro tandas, tal como se indica a continuación:

1ª tanda: apertura con Inéditos

Inéditos Bonarda Pura 2011 (Passionate Wine)
– Inéditos Bonarda Pura 2012 (Passionate Wine)

Me interesaba mucho saber cómo había evolucionado el maceración carbónica 2011 de Matías Michelini, y de paso ver qué nos presentaba la nueva 2012.
Como primera parte de la prueba, el 2011 resultó espectacular. Fue una grata sorpresa comprobar que sus aromas crecieron en complejidad y que mantiene impecable su sabor y frescura natural. Si alguno lo imaginaba como vino del año, para “beberlo ya”, hoy le pongo “fichas” a que sus aromas pueden seguir creciendo en matices, sin perder la vivacidad que posee cuando recorre el paladar.
Segunda parte, mal. Cuando abrimos la nueva 2012, en nariz apareció una nota no del todo clara, algo que recordaba a medicinal, perturbaba sus aromas de nariz y directamente achataba los de la boca; evidentemente, una mala botella. Semanas después, tuve oportunidad de volver sobre una 2012 en una cata en Ozono Drinks y, a diferencia de la anterior, estaba muy bien.

2ª tanda: Los Alta Gama

Emma Bonarda 2010 de Familia Zuccardi
Gran Dante Bonarda 2009 de Dante Robino
Nieto Senetiner Bonarda Reserva 2007 Edición Limitada

Al revés que en la mayoría de las catas, en ésta preferí darle prioridad y poner la alta gama casi al comienzo, ya que iban a ser muchos vinos y temía que, si los dejaba para el final, pudiéramos perdernos de algo.
Si debo elegir uno entre los tres, me quedo con el Emma: distinto, fino, elegante, fresco y con muy buena nariz. Me recuerda a mermelada, florales; es súper equilibrado, y, si acaso tiene crianza en roble, no apuesta a dichos aromas para seducir.
Dentro del amplio espectro de consumidores, entiendo claramente que debe haber muchos que en este alto rango ($ 180 / $ 220) buscan más impacto, aromas de barrica y crianza. Pues bien, ellos se van a tener que inclinar por algunas de las otras dos opciones. En el caso del Gran Dante, con acentuados tostados aportados por su contacto con la barrica americana, una boca fácil de entender, y con posibilidad de crecimiento y de que se siga redondeando. En cambio, el Edición Limitada de Nieto se destaca por un bouquet bien terminado, pulido por el tiempo y sumamente bien ensamblado con la fruta madura. Resulta un vino complejo, a punto para beber y disfrutar hoy. De añada 2007 actualmente agotada, su precio puede ser algo complicado: por arriba de los $ 220, valor de la actual cosecha.


3ª tanda: Rango $ 50 a $ 69

Colonia Las Liebres 2011 de Bodega Altos Las Hormigas
Sur de los Andes Bonarda Argentina Clásico 2011
Dante Robino Bonarda 2010
Durigutti Bonarda 2008
Quara Reserva Bonarda 2010
Sin Fin Bonarda 2011 (muestra sin etiquetar)

Aquí hubo tres etiquetas que me gustaron: el Durigutti, por lo sabroso y equilibrado en boca; el Quara, por el carácter salteño con una madera que se acopla muy bien, herbáceos y especiados típicos (y en $ 55, una excelente RPC); y el Sin Fin, por lo moderno, inclinándose también hacia los especiados, con lindo volumen en boca y un acabado seco (una sorpresita, que me incita a querer conocer el resto de los vinos de la bodega).


4ª tanda: Rango $ 70 a $ 80

Val Costa Guala Bonarda 2011 de Val Costa Estate (San Juan)
Sur de los Andes Bonarda Argentina Reserva 2010
Serie A Bonarda 2010 de Familia Zuccardi
Trapiche Fond De Cave Reserva Bonarda 2010
Paz Bonarda 2009 de Finca Las Moras

Interesante esta última tanda, en la que me atrevo a decir que el nivel –pese a la diversidad de estilos– fue bueno, y más parejo.
Creo que el Serie A no fue favorecido por el marco: resultó un tanto ácido, lo que no es malo, pero tanto contraste con los pares no lo ayudó. A la brevedad le daré otra chance, bebiéndolo solo por botella.
El Fond De Cave mostró el estilo que caracteriza a la línea, pero sin perder el equilibrio; con la madera muy presente y bien ensamblada. Ideal para un menú más “power” o para los devotos del estilo. 
El Sur de los Andes Reseva volvió a hacer un papel tan bueno como en la cata de bonardas del año pasado (aquella vez había sido la añada 2008), con buen balance entre una boca que se inclina a ser ancha, y la fluidez o soltura que logra dentro de ella.
El Paz, proveniente de antiguos parrales del Valle de Tulum, con 15 meses de crianza en barrica, fue el que menos entusiasmo me generó, contrariamente a la opinión de los compañeros de mesa, que lo elogiaron y bastante. 
Dejo para el final al que creo fue mi preferido de esta tanda. Se llama Val Costa Guala, un sanjuanino cuya crianza combina roble francés y americano. Según me “chusmearon”, su elaboración es asesorada por Roberto de la Mota. Se trata de un vino elegante y expresivo, de un paladar muy ameno y equilibrado, de esos sabrosos que te invitan a seguir bebiendo y que poseen todos sus componentes en la justa medida.


Terminada la cata y observando que, a pesar de que fueron muchísimos los bonardas que faltaron, vuelvo a llevarme una buena impresión, con vinos que, para sus respectivos segmentos de precios, me dejaron satisfecho. Mentiría si dijera “todos”, pero un 75% los recomendaría o al menos, sin dudas, los volvería a comprar.

Y como digo siempre: ¡prueben bonardas! Denle muchas oportunidades a esta cepa, y no caigan en intentar compararla con el malbec o el cabernet. Acéptenla con el carácter frutal tal cual es, y busquen cuál puede ser su momento o compañía ideal, que seguro los habrá y muchos.

Gracias a quienes colaboraron en conseguir algunas de las muestras, especialmente a Francisco de la Logia Petit Verdot.

5 comentarios:

  1. Musu, como bién decis no hay que pretender mucho de esta cepa, habría que tratar de encontrar solo vinos frutales, livianos, frescos y fáciles de beber.
    El Bonarda Pura 2011 no me gustó y ademas te matan con el precio, al 2012 ni me le acerco!!!
    Salute

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fabi, gracias por tu opinión.
      saludos!!

      Eliminar
  2. Que linda noche !
    Para mi levantamos un poco el nivel con respecto a la del año pasado, los vinos fueron mas parejos y excluyendo los Alta Gama, creo que casi todos me resultaron agradables con sus distintos matices.
    A mi el Val Costa no me dijo mucho y si me gusto mucho el Paz, pero eso es parte de la diversión, o no ?
    Veremos como se viene la del año próximo !!!

    ResponderEliminar
  3. Posiblemente el nivel haya sido más parejo q el pasado año. La práctica es muy buena y año a año deberíamos tratar de tener un panorama mas definido en el momento de sacar conclusiones. Espero que los bodegueros también trabajen sobre la cepa y hagan vinos francos y no pretender de ella más de lo que puede dar.

    ResponderEliminar
  4. Afortunadamente pude estar en las dos, y coincido con lo dicho por Fran, hemos avanzado hacia un estilo mas franco, donde la cepa se expresa sin la necesidad de la madera. Confio que tomaran nota, el bonarda se lo trató y sigue tratando como el malbec de clase baja, y me parece que hay mucha gente confundida. Bonarda es Bonarda y Malbec es Malbec.
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar

Datos personales

Mi foto
Fernando// 15 4171 8019 fernandovinos@yahoo.com.ar